Cuidado del Cuero

Recuerde que el cuero es un material orgánico, que puede verse afectado por las condiciones de su entorno.

 

Por ello, recomendamos evitar que sus brazaletes de cuero estén en constante contacto con la humedad del agua o sudor. Al bañarse, hacer ejercicio o nadar, es mejor quitárselos.

Si se mojan o se sienten húmedos, puede colocarlos en arroz crudo por un día para absorber la humedad.

 

El contacto con perfumes, alcohol, cremas, jabones o similares pueden deteriorar el aspecto y calidad del cuero.

Una forma de darle mantenimiento a los brazaletes de cuero (y otros objetos de cuero como zapatos, jackets o guantes), es utilizar grasa para cuero (de venta en supermercados), para pulirlos y humectarlos.

Recuerde guardar sus brazaletes en un lugar seco, abierto y ventilado, donde no reciba la luz directa del sol. 

Cuidado de las Piedras

Las piedras semipreciosas, al ser materiales naturales, son prácticamente longevas. Todas ellas provienen de una formación geológica de tipo volcánico o sedimentario, en procesos de millones años.

 

La gran mayoría de ellas son fuertes y resistentes a los golpes, la humedad o el calor. Sin embargo, es importante tener el cuidado de evitar que reciban golpes muy fuertes para que no se raspen o quiebren. 

El hilo elástico que se utiliza para enlazar estos brazaletes, es creado exclusivamente para esta función, por lo que es muy resistente. No obstante, no debe extra estirarse o manipularse de otras formas que no sea el uso diario de colocarlo y quitarlo de la muñeca. El calor fuerte puede dilatar el hilo, por lo que no se recomienda que entre en contacto con superficies o elementos muy calientes.

Cuidado de brazaletes, Fetizo